Cierra los ojos y visualiza un paquete de un kilo de azúcar. El mismo paquete de papel que compras en el supermercado y con el que rellenas tu azucarero una y otra vez....